Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Fotos Obispos Celam

DE LA MUERTE Y EL ODIO HACIA LA TERNURA Y LA PAZ

 

La Paz.jpg

 

MISA Y ACTO POR LA RECONCILIACION Y LA PAZ

Prensa Celam 9/09/2017.

Hacia la mañana del 8 de septiembre el Papa Francisco salió de la Nunciatura Apostólica, para dirigirse a la región de los llanos una región hermosa y campesina de Colombia.

Villavicencio es la ciudad capitalina del departamento del Meta en la zona llamada de los llanos orientales de Colombia. Es una de las zonas, aunque no la única, más afectadas por la guerra interna que se desató y que golpeó a toda Colombia de diferentes maneras. Otra de las zonas afectadas duramente por el Conflicto armado son las zonas del Chocó, el Cauca, Valle del Cauca y Nariño. El inicio de la guerra se ubica en la década de los años cuarenta, sin especificar una fecha o evento en concreto que diera origen a la misma. La población describe diversos tipos y causas de la violencia que ha azotado a personas, poblaciones y familias, más intensamente en las últimas décadas.

Lo que si se ubica, son las organizaciones que por razones políticas, económicas, o por otros intereses, se alzaron en armas y que han mantenido una presencia lineal en el tiempo y en la historia por más de cincuenta años. Esta confrontación ha pasado por diferentes periodos. Es a esta realidad histórica, a la que formalmente se le ha dado un tratamiento de pacificación política. Las dos organizaciones alzadas en armas más antiguas son las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC y el Ejército de Liberación Nacional ELN. Por parte del Estado están las fuerzas armadas. Por otro lado están las fuerzas paramilitares y las armadas “autodefensas”, que han sido una especie de ejércitos privados.

Fue con las Fuerzas Revolucionarias de Colombia FARC, con las que se iniciaron negociaciones de paz por parte del Estado, y un proceso legal nacional con apoyo internacional de un grupo de países amigos y de las Naciones Unidas.

El proceso de afinamiento y cumplimiento de acuerdos sigue su curso de acuerdo a los decretos firmados entre las partes. Toda guerra como un huracán deja destrucción, heridas y secuelas. La construcción de la paz tiene diferentes niveles y profundidades. La construcción de la paz formal se implementa mediante la creación e implementación de las figuras legales y el cumplimiento de los acuerdos firmados.

El desafío de la construcción de la paz, encuentra la mayor complejidad al darle tratamiento a los daños. Un proceso de paz real que debe darle tratamiento a las secuelas, debe partir de la memoria histórica, de la búsqueda y el reconocimiento de la verdad, de la justicia y de la reparación  en favor de las víctimas; que dé como resultado la reconciliación, que genere a su vez, horizontes de nuevas y verdaderas  esperanzas. Una guerra deja a su paso enfrentamiento, muertos, torturados, secuestrados, desaparecidos, desplazados y mutilados.

Muchos de estos destrozos ya no tienen reparación, pero las generaciones si pueden tener las nuevas generaciones un futuro diferente.

Todo lo anterior es el escenario histórico, vital y geográfico, abrazado por la agenda del Papa Francisco, el Papa de la misericordia que propuso a Colombia “dar el primer paso” en el camino de la construcción de la paz.