Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Fotos Obispos Celam

El golpe del papa Francisco

Papa.jpg

Todo sucedió en segundos.

Como lo hizo en todas sus visitas, el papa Francisco estaba saludando a los miles de fieles que lo recibieron en la ciudad de Cartagena. Avanzaba en el papamóvil abriéndose paso entre largas filas de espectadores que levantaban sus manos al paso de la caravana papal.

Miraba a uno y otro lado, levantando su mano sonreía a todos. Acababa de llegar a Cartagena la heroica y recién estaba parado en la camioneta, de pronto gira hacia la izquierda y trata de acariciar a un niño muy pequeño que le presentan desde los brazos sus padres. El conductor del papamóvil frena un segundo y el santo padre pierde el equilibrio golpeándose contra el vidrio delantero.

Por unos minutos presumimos que no había sido un golpe duro. Uno de sus guardias de seguridad, fue el primero en ayudarlo tras el golpe. Le pasó un pañuelo que el papa Francisco pasó varias veces por su mejilla. Claramente se notó que fue algo accidental. Sintiendo el dolor del golpe, pero para no darle mayor relevancia el Papa exclamó al estilo de Jesús: “Yo no he venido a ser servido sino a servir”.

En su visita a Colombia, el Papa hizo suyo el dolor de los pobres y de los sufridos, sin excluir a nadie y se configuró con la pasión de Cristo ofreciendo desde El, un camino hacia la Resurrección.

Minutos después llegó al Centro Histórico de Cartagena para visitar la Iglesia de San Pedro Claver. Y fue cuando pudimos ver las consecuencias del impacto. Un morado intenso le cubría parte de la mejilla izquierda y una vendita estaba en su ceja.

Pero la fortaleza del papa Francisco está garantizada y a toda prueba. Sin gestos, sin expresar el dolor que podía estar afectándolo, siguió adelante con la agenda saludando, levantando sus manos y sonriendo a niños y adultos, jóvenes y viejos.

Ese hecho demostró una vez más el temple de este hombre que ha luchado toda su vida por los menos favorecidos.

Y así siguió caminando por Colombia en su último día de visita. A eso de las 3:30 de la tarde llegó a la base naval donde tomó el helicóptero que lo llevó a CONTECAR donde inició la última parte de esta maratónica visita al país demostrando su valentía.